Notas de la semana

Pensar desde la poesía: la contribución del nuevo museo a la nueva educación

Luis Porter
Ponencia presentada en el 4e Colloque International en Education (CRIFPE) - Centre de Recherche Intrauniversitaire Sur la Formation et la Formation Enseignante - 18-19 Mayo, 2017 - Palais des Congrès de Montréal, Quebec, Canada. Esta ponencia sigue la siguiente lógica argumentativa: 
1) Los museos en los últimos años, han pasado de ser sitios donde se cuelgan cosas para que se vean, a centros educativos, preocupados por que el visitante viva una experiencia trans-formadora. 
2) De este Nuevo Museo que mira a futuro, están surgiendo muchos de los nuevos líderes educativos. En este sentido el museo podría estar dejando atrás a las escuelas de educación y de pedagogía tradicionales, detenidas en el pasado. 
3) La educación formal-escolarizada, en todos sus niveles, puede nutrirse de las propuestas alternativas que surgen de la transformación del papel que juegan los museos de arte.
4) Lo que caracteriza al Nuevo Museo, es su carácter participativo, interdisciplinario y auto-didacta, donde el visitante aprende a pensar como artista, lo que enriquece, de inmediato, su vida y su ejercicio profesional.

1) Arte no es obra de arte. Los museos han dejado de ser entidades pasivas donde se montan colecciones para ser contempladas por el público. Estos cambios (aunque no nos detendremos en ello) obedecen a factores aparentemente contradictorios: los intereses comerciales del turismo y los intereses culturales de la sociedad. El Museo se conduce en forma opuesta a la escuela tradicional que concibe al arte como muestras o eventos que programa en espacios dedicados a ello. La escuela formal confunde arte con obra de arte o evento artístico. De esta manera cuelga cosas en pasillos o en recintos construidos con esa intención, o convoca a un bailable, creyendo cumplir así con esa importante función. Quedan fuera de esta óptica los procesos, la presencia del artista, el contexto de su obra, su intención y significado y lo que es mas importante, el desarrollo de nuestras propias capacidades artísticas sea cual fuere nuestro campo de estudio. Que todos somos artistas tampoco se acepta. Se tiene el prejuicio que sólo es artista un excepcional individuo poseedor de determinados talentos y capacidades. Este supuesto, antipedagógico, no hace otra cosa que inhibir la creatividad del visitante-estudiante.

La lección electoral

Manuel Gil Antón
La vida social es un aula sin muros. Hay coyunturas en que lo que acontece fuera de la escuela tiene un impacto tal en el aprendizaje que, aunque contradictorio con lo que se estipula como proyecto educativo, arrasa con lo programado y genera un sedimento duro y duradero en la comprensión del país: sobre todo, en las normas acordadas para las relaciones entre los ciudadanos y con las instituciones. Lo que se dice en la escuela, entonces, es materia necesaria para aprobar los exámenes, y a ese horizonte se reduce. Luego de la prueba se diluye. La experiencia vivida, o conocida, fuera de sus linderos, tiene mayor fuerza en lo que se aprende para la vida, para aprender a aprehender lo que sucede e, incluso, como convicción que tiende a lo inmutable: así es, y será así, sin remedio. Las elecciones del 4 de junio, los hechos de meses previos y los días siguientes, fueron parte de la información cotidiana que recibieron muchos estudiantes de todos los grados, y la población en general. Si los que vivimos en el país, casi todos, pasamos al menos unos años, o están hoy, inscritos en alguna escuela, recibimos una educación que, según el artículo 3º constitucional, entre otras características (laica, gratuita, obligatoria), ha de estar orientada por el criterio de impulsar la democracia: “considerando a la democracia no sólo como una estructura jurídica y un régimen político, sino como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo”. En el “Modelo Educativo para la educación obligatoria: educar para la libertad y la creatividad” que impulsa la actual administración, uno de los ejes propuestos señala que el egresado: “Se oriente y actúe a partir de valores, se comporte éticamente y conviva de manera armónica; conozca y respete la ley; refrenda el Estado de Derecho, la democracia y los derechos humanos…”. El contraste entre lo dicho y los hechos es enorme: las palabras, los libros de texto, lo expuesto por los docentes se estrella contra miles de anuncios espectaculares huecos (la mayoría, además, esperpénticos), “spots” a mansalva, anodinos, la distribución de tarjetas para depositar, luego de contar los votos en la casilla, un dinero en caso que ganase El candidato.

Los Pilares de la Educación del Futuro

Juan Carlos Tedesco
El pasado 8 de mayo falleció Juan Carlos Tedesco, una de las figuras más destacadas en el campo educativo latinoamericano. Fue profesor en diversas universidades y asesor externo de numerosas secretarías y ministerios de educación en América Latina. Fue especialista en política educacional para la UNESCO, director del Centro Regional de Educación Superior para América Latina y el Caribe (CRESALC), director de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC), director de la Oficina Internacional de Educación de la UNESCO en Ginebra y director de la sede regional del Instituto Internacional de Planificación de la Educación en Buenos Aires. Entre sus trabajos más destacados podemos mencionar: “Ser pobre en la escuela”, "El desafío educativo: calidad y democracia", "Una nueva oportunidad: el rol de la educación en el desarrollo de América Latina" y "Educar en la sociedad del conocimiento". Compartimos uno de sus conferencias más destacadas donde hace una interpretación de los pilares de la educación del futuro con base en el Informe Delors, realizada en agosto de 2002. 

Los pilares de la educación del futuro*

Aprender a aprender y Aprender a vivir juntos han sido postulados como los dos pilares que expresan los nuevos desafíos que debe enfrentar la educación en el marco de las profundas transformaciones que vive la sociedad . El primero de ellos sintetiza los desafíos educativos desde el punto de vista del desarrollo cognitivo, mientras que el segundo sintetiza los desafíos relativos a la construcción de un orden social donde podamos convivir cohesionados pero manteniendo nuestra identidad como diferentes. Para comprender las razones por las cuales ha sido posible y necesario postular estos dos pilares, es preciso tener una visión acerca de las tendencias y las lógicas que actualmente predominan en la dinámica de lo que ha dado el llamarse "sociedad del conocimiento". La literatura sobre las nuevas formas que asume la organización social capitalista es abundante y se ha visto enriquecida recientemente por algunos aportes críticos muy significativos . Desde el punto de vista productivo, existe consenso en reconocer que la rápida y profunda transformación tecnológica, así como la globalización y la competencia exacerbada por conquistar mercados, están modificando los patrones de producción y de organización del trabajo. Estaríamos pasando de un sistema de organización del trabajo basado en la división en jerarquías piramidales y destinado a la producción masiva, a un sistema orientado al consumo diversificado y basado en una organización en redes, donde se otorgan amplios poderes de decisión a las unidades locales. Estos cambios se apoyan en la utilización de nuevas tecnologías, que permiten la producción de pequeñas partidas de artículos cada vez más adaptados a los diferentes clientes y facilitan significativamente la comunicación entre las diferentes unidades de producción. Las ideas de fábrica flexible, adaptable a mercados cambiantes tanto en volúmenes como en especificaciones, de equipos multipropósito, de plantas multiproducto, de innovación y de mejora continua de los productos, de polivalencia del personal, de distribución homogénea de la inteligencia y de formas combinadas de competencia y asociación, son todos conceptos habituales en los análisis actuales sobre la organización del trabajo. Estos conceptos se refieren a un modelo que supera las formas tradicionales del taylorismo y el fordismo, basados en la producción en serie para mercados masivos, a través de grandes organizaciones con estructuras internas jerarquizadas en forma piramidal. Pero la organización del trabajo basada en la innovación permanente, la flexibilidad interna y la ruptura de las categorías fijas, al mismo tiempo que provoca la eliminación de las jerarquías tradicionales, muestra tendencias que contienen un potencial destructivo muy importante.

El expediente SNI como parte de una necesaria cultura archivstica

Luis Porter

Fuente: fotografas de Luis Porter

La vida acadmica contempornea, se ha visto estremecida por lo que po-dramos llamar la cultura de la evaluacin. Se han multiplicado las instan-cias que ejercen su particular presin para que convirtamos nuestro trabajo acadmico, en formas posibles de ser evaluadas. Lo que en este artculo abordaremos surge de este necesario o inevitable sometimiento al que estamos obligados para poder avanzar en nuestras carreras. La reciente elaboracin de mi propio expediente a ser considerado este ao por el SNI, me dej una experiencia junto a una serie de reflexiones, alguna de las cuales quiero compartir con los lectores de Laisum, muchos de los cuales no estarn exentos de pasar por situaciones semejantes. El mundo es complejo, los campos del conocimiento tambin lo son, pero a la postre, los que se presentan como acadmicos investigadores, intelectuales o cientficos, habrn sido ubicados en uno de los tres niveles al que el SNI termina destinndonos. Es cierto, no es la nica instancia evaluadora, los artistas, por dar un ejemplo  tendrn que hacer lo mismo en su respectivo sistema. Pero los artistas son unos bohemios, y nosotros, los profesores, en cambio, somos seres racionales, aunque algunos nos ubiquemos en las ciencias blandas o lindemos con la poesa.  En definitiva, la resolucin que haga el SNI de la valoracin del trabajo que presentemos, definir el estatus de cada aspirante: su ingreso, permanencia, escalada, mismo que tendr un efecto definitivo sobre la forma en que este acadmico o acadmica es visto por sus colegas, por sus coetneos, por sus alumnos, su crculo social, lectores, y lo que es peor, o mejor, por l o ella misma. 

Se tambalea el posgrado nacional de calidad del país

Angélica Buendía
Entre septiembre y noviembre del 2016, se anunciaron los recortes presupuestales a ciencia y tecnología. Al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) se les disminuyeron los recursos en aproximadamente un 23% con relación al año inmediato anterior. Según palabras de académicos e investigadores, la disminución para el Conacyt ascendió a “7 mil 500 millones de pesos (375 millones de dólares), cantidad con la que se podrían financiar por 10 años todas las convocatorias para proyectos de ciencia básica, adquirir tres telescopios de nueva generación o incluso pagar gran parte del proyecto internacional del acelerador de partículas Sincroton, cuyo valor estimado es de entre 400 y 500 millones de dólares. De ese tamaño es el recorte”. Pero, ¿cómo empiezan a concretarse tales recortes? “Los procedimientos cuentan”. Me dijo no una, sino varias veces, mi querido amigo y colega Eduardo Ibarra Colado, en nuestras charlas y seminarios sobre políticas gubernamentales para la educación superior. Eduardo afirmaba que muchas de las investigaciones sobre políticas  públicas se centraban en su diseño, implementación y evaluación; pero muy pocas en explicar y analizar los procedimientos que subyacen en el proceso de política, entendidos como secuencias de actividades de orden puramente administrativo y burocrático, pero con una base normativa sólida. Esta concepción los hace aparecer a la vista de todos como indefensos y, por tanto, desdeñados por los actores implicados en la política, quienes los dejan en manos de los administradores ubicados en niveles jerárquicos con menor injerencia en la toma de decisiones de las organizaciones. La negación o disminución de becas para los estudiantes inscritos en los posgrados incorporados al Programa Nacional de Posgrados de Calidad, que ha ocurrido en las últimas semanas, es una evidencia de que un procedimiento administrativo puede constituirse en el mejor instrumento para concretar una acción política. Expongo el caso de la UAM Xochimilco, pero por lo que se está difundiendo en diversos medios en los últimos días, la situación parece extenderse a otras universidades públicas e instituciones de educación superior. A principios del mes de febrero comenzamos a recibir correos electrónicos de oficinas del Conacyt, para aplicarnos una encuesta breve a la que habría que responder: ¿cómo difunde la información de las becas a sus estudiantes?, ¿cuál es el procedimiento que utiliza para postular las becas de los estudiantes? Primer procedimiento. 

Entrevista al Senador Juan Carlos Romero Hicks Presidente de la Comisión de Educación del Senado de la República

Ana Beatriz Pérez Díaz
Entrevista al Senador Juan Carlos Romero Hicks 
Presidente de la Comisión de Educación del Senado de la República

Compartimos con nuestras lectoras y lectores la entrevista realizada al Sen. Juan Carlos Romero Hicks, Presidente de la Comisión de Educación del Senado de la República, la cual giró en torno a temas como la legislación para la educación superior, los retos del sistema y las reducciones presupuestales en ciencia y tecnología. 

¿Cómo valora el desarrollo de la agenda para educación superior en este sexenio?

Me parece que tiene claridad de propósito y de rumbo. Lo que ocurre es que hay varios aciertos y pendientes, los aciertos que se han mejorado como la calidad, la equidad, cobertura y la pertinencia. Pero el gobierno federal no ha tenido la sensibilidad para hacer la parte normativa. Por ejemplo, la Ley General de Educación Superior es un pendiente de hace años, hay una Ley para la Coordinación de la Educación Superior que es del setenta y ocho, que no se ha cambiado ni una sola vez, porque no se aplica, como si no existiera. 

Mi crítica propositiva es que se debe trabajar una Ley General de Educación Superior que atienda los grandes temas: la internacionalización, la acreditación, la certificación, el financiamiento, la cooperación académica y que también reconozca principios de libertad académica, que simplifique al máximo los reconocimientos de validez oficial de estudios cuidando la excelencia, la transparencia y la simplificación.

Usted refirió que uno de los avances es en la calidad, ¿cómo visualiza la mejora de la calidad de la educación superior?

Es una respuesta difícil porque hay asimetrías, hay grandes diversidades estamos hablando de una matrícula de alrededor de tres y medio millones de alumnos. Lo que señalo es que hay aproximaciones para evaluar la calidad y que empiezan por la evaluación del alumno, del profesor, de las carreras y de los posgrados, evaluaciones de carácter institucional. Aunque siempre será un ejercicio de aproximación y con grados de subjetividad. La información está disponible y están los instrumentos para hacer la evaluación.

En relación al impulso que se le ha dado a la generación de una Ley para la Educación Superior, ¿cuáles son los obstáculos que existen para transitar hacia los cambios que se requieren en temas como la internacionalización, los procesos de acreditación o de vinculación, por mencionar algunos? 

Son varios, el primero es que no trabajamos como un sistema de educación superior , no hay mucha comunicación interinstitucional, hay muy poca comunicación entre lo público y lo particular. Se necesita una noción más general de la universidad mexicana. La universidad es una institución donde se crea, se comunica y adquiere conocimiento, y ya su naturaleza jurídica, si es pública o privada, es una forma de organización interna. Entonces se necesita primero trabajar como un sistema. 



Novedades Editoriales

The Worlds Best Universities: Times Higher Education 2014-2015 results